La bacteria de la Legionella Pneumophila

legionella pneumophila
La legionela o legionella es una bacteria que prolifera en aguas estancadas con presencia de suciedad o materia orgánica cuando se dan temparaturas entre 20ºC y 40ºC, si bien la temperatura óptima oscila entre los 35 y 37ºC. Existen hasta 48 especies conocidas, siendo algunas de ellas capaces de infectar al ser humano. La especie más dañina es la Legionella Pneumophila que consigue entrar en el organismo humano por inhalación de aerosoles de agua contaminada con la bacteria y que no se contagia de humano a humano.

La infección por legionella se denomina legionelosis, resultando en una enfermedad similar a una neumonía pudiendo derivar en graves consecuencias, incluso la muerte, dependiendo del paciente y la prontitud con que se trate. Existen dos principales formas en las que puede evolucionar la enfermedad; como infección pulmonar grave en forma de neumonía, llamada “Enfermedad del Legionario”, y de una forma más leve como “Fiebre de Pontiac”. Según la estadística afecta más a hombres que a mujeres y es rara en niños.

Las mayores fuentes de contagio de la bacteria de la legionella se dan en los sistemas de agua de grandes edificios, spas, torres de refrigeración y sistemas de aire acondicionado y climatización.

La forma más utilizada para detectar su presencia es mediante cultivos de laboratorio a partir de las muestras obtenidas en las instalaciones con riesgo de presencia y contagio de la bacteria de legionella.

Dada la peligrosidad de la bacteria y sobre todo la capacidad de dispersión de la misma a través de las instalaciones consideradas de riesgo, existe una completa legislación para el control y la prevención de legionella recogia en gran parte en el R.D. 865/2003 de 4 de julio.

Solicitud de información sobre Legionela

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Teléfono (requerido)

Su mensaje

Acepto la Política de privacidad